El alcohol en los adolescentes

El alcohol en los adolescentes

Respeto al  anterior número de “Qui Bolivia”  sobre el artículo “Alerta de consumo de alcohol en adolescentes” quiero acotar unas reflexiones. Primero disculparme si en la foto que acompañaba la nota alguien ha podido reconocerse también si la cara estaba tapada. Quiero aclarar que la foto no está de ninguna manera relacionada al contenido del artículo.

Dicho eso quiero a profundizar un poco el problema.  La motivación que nos ha impulsado a escribir esa nota no ha sido solo la denuncia de un hecho real que tiene que despertar la conciencia de los padres de familia sobre actitudes que se están presentando no solo en la casa denunciada, sino también en otras casas donde adolescentes se sienten libres de tomar alcohol y expresar formas de ‘libertad’ superficiales y negativas, aprovechando de la indiferencia de la sociedad. La motivación que nos mueve en hablar públicamente de ese problema es querer romper un clima de silencio, despertar la conciencia de los padres de familia, favorecer un encuentro entre ellos, informar y formar para ver come enfrentar de manera positiva e inteligente una situación que hace daño a los adolecentes y buscar soluciones alternativas.

Ese discurso ha empezado cuando unos adultos que tampoco estaban involucrados en ese problema  nos han pedido una ayuda para denunciar el hecho que hace tiempo unos jóvenes en lugar de pasar clases se encontraban en una casa para tomar y divertirse de una manera bastante... Hemos hablado con ellos y soñado un encuentro con los padres de esos jóvenes, para que, acompañados por especialistas en la formación, podíamos buscar alternativas al justo deseo de libertad y diversión de esos jóvenes.

El resultado (no es la primera vez) ha sido una desilusión total. El hecho que ahora esa casa se ha cerrado al tomar cerveza, probablemente a motivo de las habladurías y reacciones de la gente, no por eso  el problema esta solucionado; simplemente los adolescentes se encuentran en otros lugares y si no son esos, otros.

Los papas, unos han reaccionado con sopapos, otros con “homilías” de buenas intenciones (déjanoslas al padre en la iglesia las homilías!!!!), otros justificándose por la falta de tiempo - que nunca se encuentra por lo que no interesa -, otros cerrando los ojos hasta delante de las evidencias, otros  lavándose las manos porque no se trataba de su hijo .... En fin: los que salen perjudicados es el anillo débil de la cadena: el adolescente.

Esa nota para aclarar, dar respuesta a quien justamente se siente desilusionado, despertar a quien sigue viviendo en la ilusión que es suficiente renegar o pegar, a quien sigue mirando a otro lado confiando que el problema no le toque directamente.

¿Es un sueño pensar que los padres de familia sientan la necesidad de encontrarse para una formación que les ayude y acompañe en la educación de sus hijos? Buena suerte

                                                                                                                                                              Don Mario

 

Categories: 

Otras Noticias Relacionada